Para facilitar la reserva, es preferible llenar el tanque de gasolina antes de cualquier reserva, pero no está obligado a hacerlo. Sin embargo, el arrendatario está obligado a devolver el bote con el mismo nivel de combustible que al comienzo de la reserva.